El Arte Románico (I)

piscinanxi5

El arte románico aparece en el Occidente cristiano entre los siglos XI y XII o XIII, según los países, como resultado de la suma de las tradiciones romana y las influencias orientales recibidas bien por vía bizantina, bien por medio de los árabes del Mediodía español.

La fecha de su inicio, el primer tercio del siglo XI está relacionado con el llamado “terror del milenario” o convicción generalizada de que el mundo terminaría en el año mil. En acción de gracias por no haber sucedido tal catástrofe, el orbe se llenó de santuarios. A este sentimiento de gratitud hay que añadir el nacimiento del comercio y la consolidación de una cierta estabilidad política, factores que hicieron posible tanto la erección de los burgos o ciudades medievales, como la construcción de las iglesias románicas.

El nacimiento del arte románico está también relacionado con la orden benedictina de los monjes negros de Cluny, cuyo abad San Hugo, al difundir la costumbre de venerar las reliquias de los santos, instaura las peregrinaciones, mediante las cuales se unificaría la cultura europea. Quizá porque el románico es un arte de viajeros se ha dicho de él que es “el arte de un camino”, y, efectivamente lo fue, ya que se construyó con la aportación de todos los pueblos de Europa:. Las principales rutas de peregrinación fueron tres:

a)    Los Santos Lugares, a los que se llegaba habiendo pasado previamente por Monte-cassino y el sur de Italia.

b)   El Mont-Saint-Michel en Bretaña.

c)    Santiago de Compostela, culminación de todo peregrino. La Ruta de Santiago cruzaba Francia entera para después penetrar en España por Jaca (Huesca) y, tras cruzas todo el norte de la península terminaba en Santiago de Compostela.

Es también reseñable que mientras en Italia y en Francia el románico se lleva a cabo sobre monasterios existentes, en España la zona de peregrinación es “tierra de nadie”, baldías extensiones destrozadas por los árabes.