El “cangue” o yugo, una pesada modalidad de tortura china

El “cangue” (denominación que procede del francés) o yugo en español fue uno de los castigos más habituales que tenían que sufrir aquellos que delinquían en China y en otras partes de Asía hasta mediados del pasado siglo XX. El “cangue” era una tabla de madera que constaba de dos piezas, bastante pesada, con un agujero en el centro para que el reo introdujera su cabeza. Una vez introducida, se cerraba con una cerradura de forma que el penado no podía deshacerse del instrumento de tortura mientras duraba su condena.

El “cangue” pesaba de 5 a 20 kilos dependiendo del delito cometido, y a veces era tan grande que el pobre desdichado que lo soportaba no podía comer por si mismo y necesitaba ayuda.

En muchas ocasiones la pena consistía en atar con cadenas al reo en una calle provisto de un “cangue” que no le permitía comer y dependía de que los transuentes quisieran o no alimentarlo.

Los dos pobres chinos que aparecen en la imagen soportan un “cangue” que pesaba 16 kilos.