Han pasado más de tres meses desde que la detección de problemas en sus baterías obligara a la aerolínea estadounidense Boeing a dejar a su último pájaro en tierra.

Ethiopian Airlines se ha convertido en la primera compañía del mundo en reanudar los vuelos comerciales de sus 787, poniendo punto y final a la obligación por parte de varias agencias de seguridad aérea de dejar estos aparatos en tierra.

“Sabemos que la caja puede proteger el avión del peor fallo que pueda tener la batería. De alguna manera no importa cual haya sido el origen de ese fallo”, decía el jefe de ingenieros de Boeing.

Hace poco más de una semana, la Agencia Federal de Aviación estadounidense aprobó las nuevas baterías de los ingenieros de Boeing y progresivamente los otros países han ido levantando el veto a los Dreamliner.

About the author

Related Post