Articles Comments

Historia » España » Hoy se cumplen 80 años del asesinato de Pedro Muñoz Seca en Paracuellos

Hoy se cumplen 80 años del asesinato de Pedro Muñoz Seca en Paracuellos

munoz-secaHoy se cumplen 80 años del asesinato de uno de los autores de teatro más populares del siglo XX español. Autor de obras de tanto éxito como “La venganza de Don Mendo”, “Los extremeños se tocan”, “El verdugo de Sevilla” o “Anacleto se divorcia” tuvo la mala suerte de encontrarse con un grupo de milicianos de la FAI en Barcelona donde se encontraba el 18 de julio de 1936 esperando el estreno de una de sus obras.

Como Alberti, el cual nada hizo para impedir su asesinato, Muñoz Seca nació en el gaditano Puerto de Santa María  el 20 de febrero de 1879. Casualmente estudió en el colegio jesuita de San Luis Gonzaga junto al que sería premio nobel, Juan Ramón Jiménez. Estrenó su primera obra “Las guerreras” en 1901 y en 1904 se trasladó a Madrid estrenando en 1904 “El contrabando” en el teatro Lara y logrando plaza en el Ministerio de Fomento en 1908.

Éxito teatral tras éxito transcurría su vida cuando tuvo lugar la sublevación militar. Milicianos de la FAI lo detuvieron en Barcelona, lo entregaron a la Guardia Civil y esta se ocupó de trasladarlo a Madrid pasando por Valencia ingresándolo preso en la checa de San Antón en donde coincidió con los actores Rafael Calvo y Guillermo Marín y los hermanos Cayetano y Rafael Luca de Tena, familiares del fundador de ABC.

¿Cuál era el delito que había cometido Pedro Múñoz Seca? Pues únicamente haber expresado sus ideas a favor de la monarquía sin que hubiera participado de ningún modo en la rebelión que lideró el 18 de julio el General Mola.

El 27 de noviembre de 1936 Don Pedro Muñoz Seca ya sabía su destino pues había sido juzgado en una farsa de juicio y se le había considerado “fascista, monárquico y enemigo de la República” a la pena de muerte. Al día siguiente fue conducido atadas sus manos con un alambre a Paracuellos donde enfrente de la fosa número 5 fue fusilado de la mano del sacerdote Tomás Ruiz del Rey, también asesinado. Su últimas palabras fueron “sois tan hábiles que me habéis quitado hasta el miedo, ¡Viva España y viva el Rey! Su cuerpo cayó atravesado por las balas de sus verdugos a las 8 y 23 del 28 de noviembre de 1936. Así murió asesinado el abuelo de Alfonso Ussía.

Se estima que en Paracuellos fueron asesinadas unas cinco mil personas cuyo único delito consistía en pensar distinto a aquellos que los mataron. En el año 2011 el historiador Paul Preston, un autor cuya ideología nada tiene que ver como lo que conocemos como “la derecha”, señaló la responsabilidad del entonces Consejero de Orden Público de la Junta de Defensa de Madrid en la matanza. Ese consejero se llamaba Santiago Carrillo, persona honrada con varias calles en distintas ciudades de España. Conviene recordarlo ahora que se ha negado en el parlamento un minuto de silencio a una persona que a nadie había matado.

Filed under: España

Comments are closed.