Articles Comments

Historia » España » Los inicios de la Inquisición en España

Los inicios de la Inquisición en España

La primera acción organizada contra los conversos se produjo en 1477 en Sevilla. Estando en Sevilla, el fraile Alonso de Hojeda informa a los Reyes Católicos de la grave situación de la fe católica en la ciudad y les solicita que se establezca en ella una Inquisición.

En 1478 el papa Sixto IV autoriza a crear una Inquisición en el reino de Castilla. Dos años después llegan los inquisidores a Sevilla para comenzar a investigar el estado de la fe católica en la ciudad ribereña del Guadalquivir donde existían una gran población de conversos.

Los Reyes Católicos nombraron a dos frailes como inquisidores en Sevilla: Juan de San Martín, prior del monasterio de San Pablo de Burgos y vicario de la Orden de los Dominicos y el Miguel de Murillo. A la carta de nombramiento se acompañaba una solicitud a los nobles y a las autoridades municipales de Andalucía rogándoles a que respondiesen favorablemente a las peticiones de los inquisidores y le ayudasen en su tarea de extirpar la herejía.

Los inquisidores inician sus actividades en Sevilla en enero de 1481. Tras dirigir proclamas conminatorias a los nobles e instalarse en la gran fortaleza de Triana, pronto tuvieron entre sus manos a un buen número de conversos. Aquello provocó el pánico y la consiguiente huida de muchos a distintos lugares. Otros, en cambio, optaron por la resistencia y urdieron una conjura para dar muerte a sus perseguidores. Entre los miembros de la conspiración figuraba un rico converso, Diego de Susán, cuya hija mantenía relaciones amorosas con un cristiano viejo, según se llamaba a quienes no tenían en su familia antecedentes judíos. La muchacha, conocida como una fermosa hembra, reveló a su novio cuanto se tramaba, y éste lo hizo saber a los inquisidores. El resultado fue el encarcelamiento de los conversos y la celebración del primer auto de fe, el 6 de febrero de 1481, donde, tras un sermón del ardoroso Hojeda, fueron quemadas seis personas.

Además de la familia Susán fueron investigadas y procesadas en Sevilla cerca de seis mil personas, de las cuales unas setecientas fueron relajadas según cifras aportadas por el historiador jesuita Padre Mariana. Torquemada se sirvió posteriormente de las experiencias tenidas en Sevilla para las actuaciones de la Inquisición en el resto de España.

Filed under: España

Comments are closed.